Ruta Jesuítica

Tras las huellas de los jesuitas en las “tierras del mar”

Entre 1585 y 1767, la orden jesuita estableció un sistema territorial único en América del Sur que marcó el desarrollo sociocultural, religioso y económico de gran parte del continente.

Uno de sus mayores legados fueron las Reducciones Misioneras Guaraníe. Durante ese período, las praderas uruguayas, consideradas por los españoles como “tierras de ningún provecho”, - al carecer de oro y plata-, resultaron ideales para la reproducción del ganado vacuno, introducido a principios del siglo XVII por Hernandarias.

Ganado criollo en Rocha

Poco a poco, la explotación de esa gran riqueza atrajo el interés de indígenas, faeneros, piratas y estancieros de tierras argentinas; así como también de los jesuitas, misioneros cuya economía de sustento se basaba en el consumo de carne vacuna.

Es así que, los jesuitas utilizaron el territorio uruguayo inicialmente para abastecer de ganado a los pueblos misioneros y después como enclave de establecimientos de cría.

La memoria guaraní

El legado guaraní a la identidad cultural uruguaya atesora dos hitos sobresalientes: la infusión de la yerba mate, la más típica de las costumbres de los uruguayos; y nada menos que el nombre del país, Uruguay, que significa “Río de los pájaros”.

Rocha como sitio de interés para los jesuitas

El clima y las condiciones del suelo en la Banda Oriental, resultaron ideales para la reproducción del ganado vacuno. Las verdes praderas se poblaron de cientos de miles de cabezas, convirtiéndose en verdaderas “minas de carne y cuero”.

Ganado criollo en Rocha

Naturalmente, el ganado se reunió entre montes autóctonos y aguadas naturales, en donde hoy se sitúa el departamento de Rocha, y parte de los departamentos de Treinta y Tres, Maldonado y Lavalleja.

Los bovinos criollos del Uruguay, provienen del cruzamiento entre el primer ganado introducido por Hernandarias en el siglo XVII y el de las misiones jesuíticas del Alto Uruguay.

La Vaquería del Mar

A este sitio se lo conoció como la “Vaquería del Mar” y fue ampliamente aprovechado por los jesuitas misioneros, quienes regularmente organizaron expediciones para arrear los vacunos hasta sus estancias.

Arroyo San Miguel en Rocha

Cuenta el “Diario de viaje a las Vaquerías del Mar”, de 1705, que en la primavera de ese año unos 420.000 vacunos en pie, fueron arreados desde esta vaquería hasta territorio misionero, más allá del Río Ibicuy, en una aventura de más de mil kilómetros.

Puntos de interés para visitar

Al visitar estas tierras, podemos hacer un viaje por la evolución ganadera del país, entre vacunos criollos, flora y fauna autóctona, cerros y serranías.

Cerro Picudo en Rocha

Una parada ineludible en este viaje es la Reserva Nacional de Bovinos Criollos, que se encuentra protegida por UNESCO y forma parte del “Parque Nacional de Reserva de fauna y flora de San Miguel”, que junto al Fuerte, son reconocidos como Patrimonio Histórico Nacional.

También para visitar en Rocha como parte de la Ruta Jesuítica:

Fuente: Uruguay - Ruta Jesuítica - Ministerio de Turismo



Disfruta de Ruta Jesuítica

Todo el año
Todo el año
Todo el año
Estancia turística

Ganado criollo - Parque San Miguel
Ganado criollo - Parque San Miguel