Faro de Cabo Polonio

En 1976, el Faro de Cabo Polonio, fue nombrado Monumento Histórico y sin dudas es un paseo recomendado para todos los visitantes de Cabo Polonio. Un ícono del lugar y de los atractivos más visitados.

Faro de Cabo Polonio
Faro de Cabo Polonio

Vista desde el Faro de Cabo Polonio

La vista desde el Faro de Cabo Polonio es impresionante, son 132 escalones que valen la pena. Desde arriba tendrás una panorámica del pequeño poblado, las Islas de Torre, la reserva de lobos marinos, las dunas y la inmensa franja de playas que rodean Cabo Polonio.

Cabo Polonio desde el faro

132 escalones que valen la pena. ¿Subiste al Faro de Cabo Polonio?#TurismoRocha

Posted by Turismo Rocha on sábado, 16 de enero de 2016

 

Vista desde el Faro de Cabo Polonio
Vista desde el Faro de Cabo Polonio

Horarios de visita y costo

El Faro de Cabo Polonio se puede visitar todos los días de 10:00 a 13:00 y de 15:00 a 17:00. El costo por subir es de 25 pesos uruguayos. No está permitido el acceso a menores de 8 años.

Vista hacia las rocas
Vista hacia las rocas

Un poco de historia

Con 132 años de antigüedad el Faro de Cabo Polonio forma parte de una de las más importantes referencias del poblado. Antes de su construcción, el hundimiento de numerosos barcos, galeones y fragatas, provocados por los peligros de la geografía del lugar, eran comunes y los marinos desconocían esta situación. La luz del faro comenzó a ser un instrumento fundamental para la navegación de la zona provocando un gran crecimiento.

El primer farero, llamado Pedro Grupillo, fue quien estableció una tradición la cual perduró por mucho tiempo, y consistía en que los próximos encargados del faro vivieran dentro de el en la más profunda soledad.

En aquellos tiempos, el sistema de iluminación se valía de lámparas múltiples de mecha alimentadas con grasa o aceite de lobos, ballenas o potro. Cada tres horas, el farero debía subir la larga escalera de la torre para impulsar el sistema de relojería del motor que funcionaba a cuerda.

Historias y leyendas

Cuentan los habitantes más antiguos de Cabo Polonio, que uno de los primeros fareros llevaba a cabo sus labores acompañado de su mujer embarazada. Cuando el día del nacimiento de su hijo llegó, emprendió viaje rumbo a la capital departamental, Rocha, en busca de una partera, pero una gran tormenta tuvo que enfrentar por lo que su regreso tardó casi una semana. La mujer, en ausencia de su marido, y con su hijo ya nacido continuó subiendo diariamente los 132 escalones del faro para encender su protectora luz.

Además se dice que la torre no solo funcionó como faro, sino que también hizo de escuela para los pocos niños de Cabo Polonio, y su maestra era la señora del farero.

Entre tantas anécdotas y leyendas que atesora el faro, se dice que las aguas de Cabo Polonio eran muy temidas por capitanes y piratas que solían navegar por allí, lo consideraban maldito y lleno de engaños y enredos donde, finalmente, enfrentados al poder del mar dejarían la vida y sus embarcaciones. También se dice que las brújulas se perdían y giraban sin rumbo, como si estuvieran endemoniadas.



Faro de Cabo Polonio
Faro de Cabo Polonio

Ubicación


+ Faros

Más sobre Faro de Cabo Polonio